MENU

Reseña biográfica del Hermano Millán

« Volver a Hermano Millán

Siervo de Dios, HERMANO MILLAN

Esteban Llover Torrent

(1.885-1.936)

NACIMIENTO Y PRIMEROS AÑOS

El Hermano Millán, cuyo nombre de pila era Esteban Llover Torrent, nació el 27 de Julio de 1.885 en las Planas, diócesis y provincia de Gerona.

Fueron sus padres Jaime y Margarita.

Dios se dignó bendecir el cristiano hogar formado por los padres del Siervo de Dios, concediéndoles 11 hijos.

Excepto tres que sobrevivieron con él, los demás fallecieron de pequeños.

Muy pronto tuvo que trabajar el pequeño Esteban para ayudar a su padre, que se dedicaba al humilde oficio de cestero con el fin de sostener a la familia.

VOCACIÓN RELIGIOSA Y VIDA MARISTA

Era aplicado y bueno, por lo que ya mayorcito, sintió la llamada de Dios para vida más perfecta.

su primer deseo fue ser sacerdote, pero ante los escasos recursos de sus padres, tuvo que desistir de ello, por lo que decidió hacerse Hermano Marista.

El mismo trabajó de peón a fin de procurarse los medios de adquirir ropa y otras cosas necesarias para dirigirse al Seminario Marista.

Ingresó en el Seminario Marista de San Andrés de Palomar (Barcelona) el 4 de abril de 1.899.

Pasó al Noviciado el 21 de Marzo de 1.900. Vistió el hábito marista el 19 de Agosto de 1.906. Se unió más íntimamente al Instituto de los Hermanos Maristas con el voto de estabilidad el 15 de Agosto de 1.922.

El carácter serio y formal que ya tenía en el pueblo se afianzó más en las casas de formación.

Desde su ingreso en el seminario de San Andrés dio pruebas de una vocación decidida y lograda a base de sacrificios.

En el Noviciado fue modelo de sus compañeros.

Los Superiores conocieron pronto su valor y desde su segundo destino le colocaron al frente de formandos como profesor, por sus cualidades de trato amable y delicado, apropiadas para guiar a los benjamines en los primeros años de su vocación.

Finalizado el noviciado en agosto de 1.901 en el Escolasticado de San Andrés, estudió dos cursos más a fin de preparar pedagógicamente los primeros fundamentos culturales, necesarios para su futura misión de educador religioso.

En Agosto de 1.903 fue enviado como ayudante y profesor de la escuela de Arceniega (Álava) donde permaneció hasta junio de 1.904.

Su tercer destino fue como profesor de formandos en San Andrés de Palomar. En Agosto de 1.905 le mandó la Obediencia a ejercer la misma misión en el seminario Marista de Vich.

En esta casa de formación estuvo cinco años, periodo de grato recuerdo para los seminaristas que le tuvieron de profesor.

El sexto destino fue el Colegio de Alicante en agosto de 1.910. Su actuación como profesor se destacó, por lo que al finalizar el curso 1.911-1.912, fue nombrado por los Superiores, Director de Centellas.

Cuatro años estaría al frente de este colegio de primera enseñanza.

Mirando a su formación más completa para cargos directivos, los superiores de la Provincia .le enviaron al segundo Noviciado de Grugliasco (Italia) en febrero de 1.916, donde recibió lecciones de espiritualidad durante seis meses.

Nombrado Director del Colegio de Badalona en Julio de 1.916, permaneció al frente de la Comunidad hasta septiembre de 1922, en que ocupó el mismo cargo en el Colegio de Lauria, 38 (Barcelona).

Terminado el período canónico, fue designado como Director del Colegio de Dénia que acababa de fundarse en esta ciudad levantina.

A ella llegó el Siervo de Dios a fines de septiembre de 1928.

PROFESOR

Debido a su atrayente simpatía, el siervo de dios supo desde sus primeros contactos de su labor profesional, no sólo con los seminaristas, sino también con los alumnos, educarlos como apóstol de la enseñanza religiosa.

Su disciplina en la clase era paternal y este modo de tratar a los alumnos, unido a la preparación debida de las asignaturas, le daban gran ascendiente entre ellos.

Sus nobles y elevados sentimientos le conquistaron el afecto de los Hermanos y de sus familias.

Formador de juventudes, inculcó en sus alumnos ,as costumbres de disciplina y trabajo, como lo demuestran los éxitos logrados en los exámenes oficiales.

La influencia que ejerció sobre ellos, aún perdura entre los que tuvieron la dicha de tenerle como profesor.

DIRECTOR

Su actuación al frente de las Comunidades y Colegios de Centellas, Badalona y Dénia ha quedado como una de las más activas en favor de la prosperidad de estos centros.

Dentro de la observación regular tenía el tacto de dirigir a los Hermanos y alumnos por los caminos del deber y la virtud.

SUS VIRTUDES

Era muy piadoso, servicial y abnegado para con todos, por lo que la caridad fue la virtud que más le distinguió, y fruto de ella su celo ardiente por el bien sobrenatural de las almas que le fueron confiadas.

Su norma de obrar estaba en consonancia con las virtudes de humildad, sencillez y modestia y de la observancia regular.

Como Superior, el Siervo de Dios dio a los hermanos el buen ejemplo en todo.

El Colegio de Dénia, del que el Siervo de Dios fue fundador y primer Director, sería su consuelo y su cruz.

A sus desvelos se debió la terminación del edificio en sus últimos detalles.

Pronto el centro fue elevado al mayor grado de prosperidad que se podía aspirar en aquellos tiempos.

Su influencia se dejó notar no sólo en la ciudad, sino también en los pueblos cercanos.

PERSECUCIÓN

El panorama cambió enteramente al llegar la república el 14 de abril de 1.931.

Con fecha 10 de abril de 1.936, recibía el Hno. Millán, Director del Colegio San Juan Bautista, un oficio de la Alcaldía en estos términos: “Los Hermanos debían abandonar el Colegio, y el término municipal de Dénia, aquella misma tarde”, en evitación de posibles desórdenes.

No se contentaron con eso los nuevos ediles sino que indujeron a la gente para que se aglomerara de forma hostil frente al Colegio.

Esto no fue inconveniente para que los Antiguos Alumnos sacaran del mismo lo que más urgía conservar, como libros, muebles y enseres que les iban indicando los hermanos.

El desvelo de los Antiguos Alumnos por la protección de sus profesores llegó a más, pues mientras unos contenían a los grupos amenazadores, otros se dirigían a la Guardia Civil y a un gestor del Ayuntamiento, para que con su autoridad, mantuvieran a raya a los que junto a la pared del jardín se iban amontonando, y de esta forma protegieran la salida de los hermanos.

Trabajo les costó obligar a la multitud a que se retiraran a la acera de enfrente del Colegio.

Pocos instantes después llegaba un auto para recoger a los hermanos.

En él se acomodaron los hermanos Honorio Hors, y Félix José, junto con otros dos más jóvenes a fin de llevarlos a la casa “Pinet” a cuatro kilómetros de Dénia.

El Siervo de Dios, movido por la defensa hasta el último momento de lo que amaba entrañablemente y que bajo la violencia le obligaban a abandonar, demoró un poco la salida.

En lugar de hacerla por la puerta principal, aprovechó una puerta que daba al patio para ir a ocultarse a casa de una familia amiga.

Mientras el resto de los Hnos. Fueron instalados en casa “Pinet” (Vergel), el Hno. Millán siguió en Dénia, en espera del desenlace de las gestiones que se estaban llevando a cabo.

Una comisión se entrevistó con el Sr. Gobernador durante una visita del mismo a nuestra ciudad, alegando las dificultades que les ocasionaba el trasladarse a otra localidad para proseguir sus estudios, todo ello, en contra de la Ley sobre la Sustitución de la Enseñanza Religiosa, pues sólo hacía referencia a los lugares donde fuera factible y siempre una vez finalizado el curso académico.

Fruto de esta entrevista fue el interés del Gobernador por tratar el tema directamente con el Hno. Millán, comprometiéndose a que a su regreso a Alicante daría la orden para que los Hermanos volvieran al Colegio con la condición de que los alumnos solo entrarían el él para asistir a clase.

Dado que dicha orden no llegaba, se iniciaron nuevas gestiones sin éxito. Viendo perdida toda solución, los padres de los alumnos solicitaron que al menos los que cursaban el Bachillerato y Comercio, pudieran ser preparados hasta terminar el curso en la finca “La Senia”, cedida para ello por Dña. Francisca Moreno. Dichas clases fueron impartidas por los Hnos. Millán, Honorio y Félix José.

Tras el inicio de la Guerra Civil, el Hno. Millán se trasladó a Ondara, donde se hacía pasar por viajante, yendo con frecuencia a Vergel, Oliva y Gandía por la línea férrea de Carcagente.

Cuando se dirigía a Barcelona con intención de tener una entrevista con el Rvdo. Hno. Laurentino, Provincial, para informarle de lo que ocurría y recibir instrucciones, fue reconocido como Marista y detenido en Tabernes de Valldigna (Valencia). Llevado a la cárcel, fue sacrificado como otros, la madrugada el 11 de Agosto en el lugar denominado Cuesta del Portichol (La Plana de Alcira), dejando sus cadáveres sin dar sepultura, en la misma carretera.

Averiguado el lugar donde yacían sus restos, fueron exhumados el 15 de julio de 1.939 y reconocidos por el Hno. Félix José y otros que le trataron en vida, y trasladados a Dénia, oferenciándose un solemne funeral al que asistieron las nuevas autoridades y vecinos de la población, siendo enterrado en un nicho del cementerio dianense en el que hay una lápida de mármol con la inscripción “Triunfó el Hermano Millán”, regalo de sus Antiguos Alumnos.