El domingo pasado se celebró la XVIII edición de la Marcha Solidaria, que organizamos cada año en el colegio de los HH. Maristas.
El objetivo era concienciar a los participantes de las necesidades de otras personas y la importancia de compartir. Cada alumno tuvo la oportunidad de adquirir una mochila solidaria, que se iba llenando, en los diferentes puestos de control, de aquellos símbolos que nos ayudan a ser “sembradores de esperanza”, como marca el lema de este año.
En el primer puesto, la Asociación de Ex – Alumnos, se encargó de repartir las mochilas.
En el siguiente, los profesores ofrecían el símbolo de la tierra: todos somos tierra en la que poder plantar semillas que si regamos y abonamos bien, pueden dar un maravilloso fruto.
Las semillas se repartieron un poco más adelante, en el puesto de GVX. Ellos querían sembrar esperanza, junto a otros valores que mitiguen un poco las penas de los más desfavorecidos.
El agua, fue entregada en el control de Apamar. Los padres y madres del cole, eran los encargados de regar esas semillas con agua para que crezca el preciado fruto.
Este año han participado en la marcha unas 600 personas, 500 de las cuales habían comprado su mochila, pero no sólo caminó la gran familia marista (alumnos, profesores, hermanos, padres, familias enteras, ex -alumnos, la fraternidad), sino que nos acompañaron vecinos, amigos, primos y todos los que quisieron participar en esta actividad anual que cada vez tiene más seguidores.
El recorrido de la marcha fue el de siempre: salimos desde el colegio por todo el paseo marítimo, hasta el final de las Rotas y vuelta al cole. A lo largo del mismo había unos puestos de control donde se repartió coca, agua y los diferentes símbolos a los que hacíamos referencia anteriormente.
La marcha transcurrió sin incidentes en un ambiente de cordialidad, acompañado de un soleado día que invitaba a disfrutar del paseo y terminó de vuelta en el colegio con una comida de sobaquillo, para todos los que quisieron seguir disfrutando de la jornada de convivencia.
Durante este curso, los proyectos en los que estamos participando son:
A nivel internacional, hemos decidido no pasar por alto la situación de guerra civil en Siria. Concretamente, en la ciudad de Alepo hay una comunidad de hermanos maristas que están atendiendo a las familias de desplazados y sobre todo a los niños, que están sufriendo los horrores de la guerra. Cuentan con un grupo de voluntarios que hacen llegar esta ayuda a través de la ONG SED (Solidaridad, Educación y Desarrollo); una ONG marista que interviene en diferentes países del tercer mundo tanto en África como en América Latina. Es una acción que se enmarca dentro de la “Obra Social Marista”, todas aquellas acciones y obras que los maristas tienen para promover la solidaridad y el desarrollo social en nuestro mundo.
A nivel local, la familia marista participa también, como todos los años, en las actividades promovidas por Cáritas, como por ejemplo la recogida de alimentos y en el desarrollo de proyectos de ayuda destinados a los vecinos más desfavorecidos de Dénia.
Gracias a todos por la participación y el buen desarrollo de esta caminata, que se ha convertido en un clásico de nuestro colegio y gracias por contribuir a que algunas personas lo pasen menos mal, sintiendo que las semillas de la esperanza crecen en sus corazones.