El pasado día 20 de mayo celebramos en el colegio el día de la Buena Madre, el día que los Maristas dedicamos a María que es nuestra guía y nuestro amparo. Este día es especial porque coincide con el día del cumpleaños de Marcelino. Él nació ahora hace 225 años, un 20 de mayo de 1789. Para celebrar el don de la vida de M. Champagnat que el padre Dios nos ha dado, qué mejor forma que recordar aquello más importante en la vida de Marcelino, a María. Vemos cómo el padre Champagnat tuvo siempre presente a lo largo de toda su labor el dar a conocer a Jesús y amarle, por medio de María. Él instauró en la familia Marista el amor por María.

Nosotros lo celebramos durante este mes de mayo, y de forma especial felicitamos a Marcelino por su 225 cumpleaños mirando a quién Él estuvo mirando durante su vida, a Maria.