El pasado fin de semana, los chicos y chicas de GVX, cerramos el curso con una gran acampada. Fue un estupendo broche final, para un año lleno de actividades y buenos momentos compartidos.

Empezamos el viernes, a las 19h, con unas normas básicas y unas palabras de bienvenida de nuestro coordinador. De repente recibimos una visita inesperada. Nada más y nada menos que nos visitó alguien muy querido y especial, el Padre Champagnat, protagonista de la acampada. Nos contó algunas cosas sobre su vida y nos acompañó en otros momentos a lo largo de toda la acampada. Tras esto tuvimos unos divertidos juegos en el patio, hasta la hora de cenar. La cena fue compartida y después tuvimos una animada velada con el Sing Star. El equipo que perdía en la 2ª ronda del Sing Star tenía que salir al patio a hacer una prueba externa. La sorpresa fue que la prueba externa, en realidad, era una noche de terror en el edificio de primaria. Esto nos sorprendió porque no lo esperábamos y algunos pasamos mucho miedo, aunque finalmente mereció la pena y estuvo muy bien. Al término de esta velada tuvimos un momento de reflexión y oración de buenas noches, para retornar a la calma y nos fuimos a dormir.

Al día siguiente tuvimos una despertada muy movida, a ritmo de música y gimnasia en el patio. Después de despejarnos con el ejercicio y de asearnos, fuimos a desayunar. Una vez cogimos fuerzas tocó recoger las habitaciones, ponerse protector solar y dejar las mochilas preparadas. Y tras una breve oración de buenos días, marchamos a la playa de la Marineta Casiana. Al llegar nos reímos mucho con unas divertidas dinámicas grupales, tras las cuales almorzamos unos sandwiches, acompañados de refrescantes zumos. A continuación, disfrutamos de una gran gymkana, ambientada en las vidas de los primeros Hermanos, que acompañaron al Padre Champagnat en los primeros momentos de fundar el Instituto Marista. Fue muy chula y al terminar tuvimos tiempo de darnos un chapuzón en el mar, para refrescarnos, pues hacía bastante calor. Después emprendimos el camino de regreso y, tras unos breves momentos de descanso, comimos unos macarrones que prepararon con mucho cariño nuestros animadores Sales y José, que por cierto estaban muy ricos, y nos supieron a gloria.

Ya por la tarde, hubo una actividad de reflexión por grupos y una oración final en la capilla. Y cuando nos quisimos dar cuenta, ya eran las 17h, hora de terminar esta acampada y dar por finalizados los GVX, por este curso. Nos hemos quedado con ganas de más y nos volveremos a encontrar en grupos, el próximo curso, si os animáis a apuntaros. ¡Venga a rellenar todo el mundo la inscripción para el próximo año! No nos falléis, y recordad que, cuantos más seamos mejor lo pasamos.
¡Feliz Verano!