Exposición de fotografías «Buenos días desde el cielo de Alepo» SED

“Si hay algo que tienen en común todos los niños del mundo, sin excepción, son sus
derechos. Hayan nacido donde hayan nacido, tengan el color de piel que tengan y sea
cual sea su condición económica o sexual, todos los niños del mundo tienen los
mismos derechos”. Así nos motiva Unicef para que formemos parte de su familia y
esta semana dedicada a la Infancia (nuestra razón de ser como colegio), queremos
recordar esta afirmación que en algunos lugares han olvidado.
Por eso, cada año el 20 de noviembre se celebra el Día universal del Niño, y en los
colegios solemos hacer actividades para recordar que todos los niños tienen los
mismos derechos, y que estos son inalienables. Nosotros les hemos dedicado esta
semana.
Siria es uno de los muchos ejemplos que existen donde los niños no gozan de todos
sus derechos y un grupo de voluntarios trabajan para que en medio del conflicto,
puedan gozar de un oasis entre tanta barbarie. Durante una horas al día, juegan, ríen
y acceden a la educación y a los valores humanos que formarán sus personalidades,
olvidándose durante un tiempo de la realidad que les rodea. A los Maristas Azules no
les importa la religión, el sexo, ni cualquier otro detalle que pueda ser discriminatorio.
Atienden por igual a todos los niños y en medio de la guerra arriesgan sus vidas al
hacerlo. Por eso, las tutorías maristas de esta semana han tenido como segundo
objetivo reconocer el trabajo por la Solidaridad, la Esperanza y la Reconciliación de
los Maristas Azules de Alepo. Además, los alumnos han disfrutado esta semana de
una exposición itinerante por todos los colegios maristas que muestra la realidad
actual de Alepo y el trabajo de estos voluntarios.
Aprovechamos para agradecer el apoyo de la Familia Marista y de los colaboradores
de SED en los proyectos de ayuda humanitaria, especialmente en este de Alepo,
porque han contribuido con más de 100.000 € a lo largo de los 7 años que viene
durando la guerra( además de las donaciones públicas recibidas).
Hemos acabado la semana con el tradicional “Bocata solidario”, cuya recaudación
seguirá ayudando a los Maristas Azules a poner en los niños una nota de esperanza
en medio del conflicto bélico de Alepo.