Nuestro alumno Adrià Mallol nos manda esta carta desde EEUU. Adrià fue becado el curso anterior con una de las becas de la Fundación Amancio Ortega. El Programa convoca 600 becas dirigidas a estudiantes de 4º de ESO de centros educativos españoles, para estudiar Primero de Bachillerato en Canadá o Estados Unidos.

La Fundación Amancio Ortega ha puesto en marcha este programa de becas con el objeto de facilitar a jóvenes de institutos y colegios españoles un proceso de inmersión en una cultura extranjera, a la vez que perfeccionan el aprendizaje del inglés, durante un año académico. Los estudiantes seleccionados convivirán con una familia del país de acogida y cursarán Grado 11 (equivalente a Primero de Bachillerato).

La beca cubre el 100% de los servicios necesarios para realizar un curso escolar en el extranjero: viaje, tasas de escolarización y matrícula en un instituto público, alojamiento y manutención en una familia de acogida, seguro médico y de accidentes, convalidación del año académico y apoyo continuado durante los diez meses de estancia.

News from the United States

«Aún recuerdo los primeros días, banderas Americanas por todas partes, acompañadas por botas de cuero y sombreros de película. Así empecé mi aventura en Texas; rodeado de granjas, caballos, autobuses amarillos, animadoras y una gran devoción por el deporte. Desde entonces, he disfrutado jugando a baloncesto, deporte altamente valorado. Así como el fútbol Americano, el cual es un deporte admirable a pesar de la aparente agresividad que conlleva. 

He tenido la suerte de conocer gente fantástica y hacer amistades increíbles. Personalmente, mi familia Americana me ha tratado siempre como si fuese su propio hijo; desde prohibiéndome salir muy tarde, hasta llenarme con su cariño y ternura. Solemos hacer actividades familiares como ir a una Iglesia Cowboy, mirar rodeos, exhibiciones de animales o ver todo tipo de partidos.

Gracias a esta oportunidad he podido disfrutar de experiencias exclusivas de este país. Como celebrar el día de Acción de Gracias comiendo pavo, ir a la escuela disfrazado en Halloween o decorar la casa en Navidad…

Sin mencionar cientos de miles de anécdotas que contar una vez llegue de vuelta, desde el Oeste.«

Adrià Mallol