¿Carta de presentación? ¿Que quiénes somos? ¿que cómo trabajamos? ¿Que qué metodología utilizamos? ¿que qué horarios tenemos?… todas estas preguntas tu como madre o tu como padre te puedes preguntar cuando necesitas saber a qué colegio quieres llevar a tus hijos… pero todas y muchas más respuestas las puedes encontrar simplemente viendo el trabajo, el amor, el cariño, la pasión que cada uno de los miembros del equipo de infantil pone en todo aquello que hace.

Porque como en todos lados, detrás de un buen trabajo hay un buen equipo, aquí en infantil es lo único que puedes encontrar, un gran equipo de trabajo, humano, sensible y dispuesto a ayudar a crear y cumplir sueños. Quién nos conoce sabe que todo lo que hacemos es sincero, que todo lo que hacemos nace desde la vocación, la humildad, el esfuerzo, la perseverancia pero sobretodo nace de la ilusión, de la complicidad y de la unión.

Y afortunada yo de «liderar» como vosotros decís, mi equipo, mi segunda familia, de poder contar con cada uno de vosotros, pues porque tripular un barco con tan grandes marineros es como llevar el barco con control remoto.

Pienso que uno de nuestros grandes secretos está en hacer las cosas desde el corazón, sin tener miedo a fallar, pues sabemos y somos conscientes que el error es una de las características que más humanizan a la persona y si de algo tenemos es humanidad, pues somos sensibles con todas aquellas causas que sabemos que realmente valen la pena y son todas aquellas que tengan que ver con cada uno de nuestros alumn@s y sus familias y con todos aquellos que se encuentren cerca nuestra.

Otro de nuestros secretos es el permanecer unidos y soñar juntos, apoyarnos en todo lo que hacemos y ayudarnos a subir a lo más alto cuando estamos casi rozando el suelo.

Y además, cuando sientes que quien está a tu lado te acompaña, te entiende, te valora y lucha por los mismos ideales que tú, hace que crezcan más aun si cabe esos lazos que nos unen y que son como una señal de identidad que hacen que sigamos trabajando día a día por y para llevar la educación al lugar dónde siempre debería estar, en el pedestal más alto de la sociedad, puesto que no olvidemos nunca que estos pequeños que pasan por nuestras manos son el verdadero futuro de la humanidad, por eso no queremos que dejen de soñar nunca, y que al igual que nosotros luchen para que sus sueños algún día se hagan realidad.

Nosotros, vuestros «profes» estaremos a vuestro lado siempre y en vuestro caminar os acompañaremos como guías, ayudándoos a escribir algunas páginas de vuestro libro de la vida, sabemos que un día dejaremos de escribir en él y serán otros los que lo hagan, pero hasta ese día queremos que cada letra quede marcada como fuego en vuestros corazones.

Así que gracias por tanto, a las familias, a los niños pero gracias por tanto a cada uno de vosotros, mi pequeña pero gran familia de infantil. Sigamos soñando, cumpliendo sueños y lo más importante, sigamos haciendo lo que más nos gusta, ayudando a cumplir sueños.

Y ahora os dejo a continuación un maravilloso regalo que recibí ayer domingo sin más, porque entre proyecto de trabajo, vídeo de emociones, grabación de asamblea, retos varios, tareas pautadas, videollamadas con alumnos, seguimientos con familias, audios a los niños, poesías, cuenta-cuentos, entradas del blog y muchas muchísimas cosas más todavía hay tiempo para sentir, para emocionarse pero sobretodo para agradecer… mil y una gracias a todos y cada uno de vosotros, María, Aurora, Belén, Sonia, Amparo, Cristina, Simon y Carlota, por ser mis compañeros pero sobretodo por ser mis AMIGOS.

Solo me queda decir, que… ¡infantil mola vale!… y si estás de acuerdo… dale al «play» y emociónate conmigo de ver que calidad de profesionales están a cargo de todos los niños que pasan por nuestras manos.