Tras el pistoletazo de salida que dimos la semana pasada con la gymkana que nos desveló la temática de nuestro nuevo Proyecto, con el paso de los días vamos dándole forma a nuestra aventura.

Pero, ¡ya sabéis! Cualquier aventura requiere de un escenario donde llevarse a cabo y desde el cual inventar. Para nosotros, acostumbrados a vivir entre mazmorras y murallas con nuestro Proyecto Dragones, el simple decorado de un pasillo nos sabía a poco. Y es que no es lo mismo aprender en un aula fría e impersonal que hacerlo entre unas paredes personalizadas, decoradas por nosotros mismos y llenas de vida.

Así que esta semana nos hemos puesto manos a la obra con la decoración y ambientación de los pasillos y espacios de nuestras aulas de infantil.

El trabajo por proyectos implica ir construyendo el conocimiento de manera compartida, entre adultos y niños, dejando una puerta abierta a la creatividad y a las ideas que nacen de forma espontánea, siempre tan valiosas. Y una de las partes fundamentales en este proceso es la decoración y ambientación de los espacios. Tenemos claro que una clase y un pasillo ambientado con la temática que estamos estudiando invita a aprender y a querer saber más.

Con las propias aportaciones de los niños hemos consolidado 3 ambientes desde los cuales contextualizar este Proyecto: “los medios de transporte”, “los instrumentos musicales” y “la naturaleza”, cada uno con sus sonidos y onomatopeyas características.

Porque, ¡sí! Tal y como hemos querido mostraros en el título de esta publicación, las onomatopeyas van a ser nuestras compañeras de aventuras durante los próximos meses, llenando de colorido y alegría cada rinconcito de nuestro pasillo.

Esperamos que os gusten las fotos que ilustran este proceso que, con tanta ilusión, estamos llevando a cabo.

Feliz semana.