Hace prácticamente un mes, nuestros peques de 3 años comenzaron “el cole de mayores”, un momento emocionante e intenso para grandes y pequeños. La adaptación al cole es un reto que implica dedicación, paciencia y comprensión por partida triple: niñ@s, familias y profes nos ponemos manos a la obra para que esta aventura sea lo más llevadera posible.

Desde entonces, hemos puesto en marcha toda la maquinaria para crear un ambiente que les proporcione seguridad y donde nunca falten dos ingredientes fundamentales: el cariño y la ilusión.

En estos días hemos estado sentando las bases de las primeras rutinas: hacer una fila, conocer los nombres de los compañeros, sentarnos en las sillas para trabajar, realizar una asamblea y saludarnos a primera hora de la mañana, colgar las chaquetas en las perchas, coger los almuerzos de las mochilas,… Y, en definitiva, dar un pasito más allá para adquirir esa autonomía que resulta tan importante para su desarrollo.

Y nunca deja de sorprendernos la capacidad que tienen los niños para adaptarse y convertir cualquier reto en algo mágico. Por unas sonrisas suyas, por un abrazo y unas miradas de complicidad, todo vale la pena.

Sabemos que para las familias también es un momento complicado y que os preocupa saber cómo se están adaptando a las nuevas rutinas y espacios. Por eso, os hemos preparado un pequeño vídeo en el que queremos mostraros una parte de lo que sucede en las aulas, tranquilizaros y pediros que lo sigáis haciendo tan bien. Estamos consiguiendo que los niños logren tranquilidad y seguridad emocional en el cole, algo fundamental para sus futuras experiencias y aprendizajes.

Por eso, desde aquí os agradecemos todo vuestro esfuerzo y os pedimos un poquito más de paciencia para seguir en la misma dirección y llegar a nuestro objetivo: que se adapten al cole de la manera más amable y tranquila posible, para que vengan felices cada día.