¿Que si aprender inglés puede ser divertido? ¡Por supuesto que sí! Nuestro profe Simon es capaz de llevar el inglés al ámbito más lúdico que os podáis imaginar, para que los niños y niñas lo aprendan de la forma más natural posible, prácticamente sin darse cuenta.

La clave está en proponer diariamente actividades en las que el movimiento y las risas estén aseguradas, poniendo su foco en las estructuras fonéticas y fonológicas, otorgando una gran importancia al enfoque comunicativo. Y es que, realmente, así es como aprendemos cualquier lengua materna: comenzando por escuchar y hablar para aprender, más tarde, a leer y escribir.

Por eso, es fundamental que los niños vean el inglés como una actividad atractiva, que lo descubran poco a poco, de manera vivencial, que se diviertan y que, en todas las actividades propuestas, el movimiento y la acción sean siempre protagonistas.

Siguiendo estas premisas, nuestro profe Simon trabaja con los peques los 4 bloques de la Lengua Extranjera (listening, speaking, reading y writing) en una inmersión lingüística en la que, sinceramente, no sabemos si se divierten más los peques o él mismo.

En el vídeo que os dejamos a continuación, hemos hecho una pequeña recopilación de algunas de las actividades que llevan a cabo diariamente, entre las que destacan:

  • Los ejercicios de respiración y concentración que les permiten comenzar el día motivados, acompañados de alguna oración.
  • Los juegos y actividades a través de las pantallas táctiles, mediante las que trabajan fonemas y vocabulario.
  • Los bailes y canciones que les dan la posibilidad de aprender mientras se mueven, de manera totalmente lúdica.
  • Los ejercicios con el libro de YoYo Phonics que, de manera cooperativa, les ayudan a afianzar todo lo aprendido.
  • Y, por supuesto, la presencia de Eddy (la mascota que siempre acompaña a Simon, hablando solamente en inglés), que les motiva a usar este idioma y a realizar sus propias producciones orales. Además, les permite presenciar conversaciones fluidas en inglés durante la jornada, ya que Eddy solo conoce este idioma y busca continuamente los contenidos que más interesan a cada grupo para terminar sacándoles una sonrisa.

¿Es o no divertido aprender inglés de esta manera?