¿Que si aprender inglés puede ser divertido? ¡Por supuesto que sí! Como os mostramos durante el primer trimestre, nuestro profe Simon es capaz de llevar el inglés al ámbito más lúdico que os podáis imaginar, para que los niños y niñas lo aprendan de manera natural, prácticamente sin darse cuenta.

Si a ello le sumamos que, en sus clases, el movimiento y la acción son siempre protagonistas, nos queda un cóctel de aprendizaje explosivo, en forma de sesiones de psicomotricidad en inglés que los niños y niñas adoran.

Aprender inglés jugando y explorando les permite adquirir vocabulario de manera inconsciente, interiorizar los fonemas y la pronunciación, así como estimular su comprensión auditiva. El lugar también juga un rol importante, porque salen de la estructura convencional de un aula para adentrarse en una sala diáfana, abierta al movimiento, la expresión corporal y el juego.

El aprendizaje vivencial ha venido para quedarse y cambiar el paradigma educativo, el modo en el que los niños y niñas van formándose y, con ello, el tipo de actividades que planteamos en el aula. Y es que, como bien sabéis, el juego es la clave de nuestra pedagogía y, en eso, Simon es un auténtico especialista.

En sus sesiones de psico, siguiendo una sencilla estructura de 3 pasos: “warm up”, “practice” y “relax”, nuestros peques viven el placer del movimiento, de crear y de relacionarse en el clima de seguridad física y afectiva que necesitan e inmersos en un ambiente lingüístico muy enriquecedor.

Y, para que seáis testigos de todo lo anterior, Simon ha preparado con mucho cariño el siguiente vídeo, deseando que os permita transportaros por unos minutos a este espacio en el que aprender inglés puede resultar tan divertido.

Sin más… Psico time!