El pasado viernes 20 de junio los alumnos de 3º de ESO terminamos el curso con una trepidante aventura. Nos desplazamos hasta Cofrentes donde nos aguardaba una inesperada guerra, obviamente incruenta y sin víctimas reales. Allí entablamos varios combates de Laser-tag, divididos en varios batallones, unos como atacantes y otros defendiendo el fortín y su bandera. Y como la ocasión lo merecía, nos vestimos con camiseta de camuflaje y nos pintamos las caras para mimetizarnos con el paisaje y pasar inadvertidos ante los adversarios. Nuestros tutores participaron en algunas batallas, aunque fueron neutralizados rápidamente. Y es que la edad no perdona. Je, je, je, ... Pero a pesar de ganar varias batallas, no logramos ganar la guerra; ya que ésta se retomó por la tarde, tras el alto el fuego para comer. Esta vez hubo guerra naval, en las aguas del Júcar, a bordo de unas barcazas hinchables. Primero se hicieron duelos por parejas sobre unas superficies flotantes, bastante inestables por cierto, en los que el objetivo era lanzar al agua al oponente, a golpe de unas mazas neumáticas. Más tarde nos dividimos en dos equipos para jugar un partido de fútbol acuático, en que las porterías estaban flotando y al balón se le daba a golpe de remo. Tras finalizar el partido nos acercamos a la orilla y nos sorprendieron los tutores con unas pistolas de agua. Pobres, no saben lo que hicieron, pues pronto logramos hacernos con el armamento y se entabló una guerra acuática en que los tutores terminaron bien mojaditos. Por supuesto lo hicimos sin ningún rencor, a pesar de las notas recibidas. Finalmente no sabemos si ganamos la guerra o no, pero Cofrentes nos conquistó tras callejear por sus calles y plazas, para saborear los triunfos de este curso. Y muy a nuestro pesar, llegó el momento de emprender el viaje de regreso a casa, muy contentos por la experiencia vivida y con ganas de contarlo a los compañeros que no participaron, básicamente para darles envidia sana. Ahora llega el merecido descanso del guerrero, durante el verano; y nos aguarda nuestro último curso en el colegio, que ya está a la vuelta de la esquina. En el próximo curso sabemos que tendremos que librar otra duras batallas, de las que esperamos salir airosos con esfuerzo y constancia. Y en nuestro horizonte ya se dibujan las siluetas de épicas batallas que esperamos vivir en el próximo año y el viaje de 4º, que esperamos con mucha ilusión. ¡Los alumnos de 3º de ESO os deseamos un Feliz