Colegio San Juan Bautista - Dénia

Entradas etiquetadas con Falla

Noticias

Falles al col·legi Maristes

La vida efímera de les falles contrasta, sovint, amb el seu llarg procés de creació. És així en les grans falles i també en les falles modestes com la dels nostre col.legi. Tot naix en la ment de l’artista, allà pel mes de novembre, quan tracta, en primer lloc, d’apresar eixes idees prematures encara desarticulades. Les imagina, les dibuixa en un paper amb la il.lusió que aniran creixent fins conformar una realitat que, si bé lluirà breument, ho farà amb intensitat. Un procés màgic, com només ho pot ser l’art, en el que any rere any participen els alumnes del grup de diversificació de 4rt d’ESO i alumnes voluntaris de 4rt d’Humanitats. Una experiència en la que s’impliquen plenament i de la que en són testimoni tantes imatges. Un treball de taller que dóna la benvinguda a la primavera i que s’exposa al mig del pati escolar. Un monument que té tanta o més dignitat que els habituals, perquè té al darrere tota una experiència educativa que, sens dubte, ha enriquit aquells alumnes que han participat. I en aquest sentit, tant és si es tracta esta o aquella temàtica. Tant és perquè mentre es construïen els ninots hi havia quelcom més important en construcció: el gust pel treball ben fet i la capacitat de valorar-lo com cal. La falla romandrà impertorbable encara unes hores al pati perquè tota la comunitat escolar la puga visitar. Després vindrà la xocolatada, l’ofrena de flors i la cremà a ritme de pasdoble faller. Tot foc, tot fum, tot flama i de sobte ja res. Si de cas un ninot, indultat pel propi artista, es salvarà de les flames. I prou. De la resta sols ens quedarà el record. El record d’aquells anys meravellosos quan al pati hi havien aquelles falles que semblaven de “veritat” i viure era tan senzill com respirar l’olor a pólvora; l’olor a primavera. Fotos de l'Ofrena i la

Ver más

Noticias

REFLEXIONES CON LA ABEJA MAYA

Si no fuera porque el calendario me dice que aún es invierno y la prudencia aconseja no lanzar campanas al viento, compartiría con ustedes esa sensación de que la primavera se acerca con paso firme y decidido. En mitad de esta transición, de este “paso”, la familia Marista de Denia ha vivido en un corto espacio de tiempo dos de los muchos “grandes acontecimientos” del año. Atrás quedaron villancicos, celebraciones de adviento, de la paz o de ceniza, excursiones, visitas, charlas de educación vial, de sexualidad o de autoestima. Por el horizonte asoman la marcha solidaria, el teatro de APAMAR, los bailes de fin de curso, las graduaciones o pasos de ciclo… Cuánto ajetreo, cuánta carrera, cuánta actividad sumada a la marcha normal del curso. Que nadie se engañe. No son quejas lo que escribo. Son constataciones de cosas que hacemos porque nos gusta, porque queremos educar mucho y bien, porque este es el estilo marista de cercanía, de sencillez, de descubrir lo extraordinario en lo cotidiano. Y en mitad de todo ello, como si no costara trabajo, como si se hiciera sola… aparece una falla no muy grande pero de una belleza espectacular e inusual. Digo inusual porque no creo que haya muchas fallas escolares que provoquen el llanto desconsolado de algunos alumnos momentos antes de la cremá. ¿Pero por qué lloras? – pregunta un profesor – Porque no quiero que se queme la falla – responde la pequeña. ¿Todos contentos?. No, no todos. Siempre habrá alguien para ponerle pegas. Si no es a los colores será a los artistas, y si no a los horarios, y si no a las flores de la ofrenda. Nunca podremos contentar a todos porque la mezquindad es exclusiva de esta raza tan destructiva que llamamos humana. La falla de este año nos habla de naturaleza, del extraordinario valor que tienen esos pequeños y a veces menospreciados insectos, del enorme esfuerzo que tenemos que hacer entre todos para preservar, descontaminar, limpiar… después de EDUCAR en el no ensuciar, no contaminar, no destruir… SÍ SÍ, no me he equivocado… he escrito educar en mayúsculas. Para que este episodio de la Falla Maristas Denia 2014 quede cerrado, faltan un par de cosas: primero, trasladar en nombre del Equipo Directivo del Centro un enorme “gracias” a todos los que han colaborado de alguna manera en el éxito educativo de este evento, desde los artistas (de infantil hasta la ESO, especialmente PDC) hasta las falleras mayores que pasaron a encender la mecha, pasando por los encargados de hacer y repartir chocolate, de preparar la ofrenda, de montar el equipo y poner música, de acompañar a los alumnos a ver otras fallas, de vigilar los patios para asegurarnos que todo se desarrolla con normalidad y todos tienen la oportunidad de disfrutar… Todas esas son cosas por las que no se pagan, que no figuran en ningún contrato, que se hacen gratis, y por eso tienen más valor. La segunda y última cosa que queda por hacer es pasar por la página WEB de Maristas Denia a ver las fotos que quedarán para el recuerdo. Dentro de unos años recordaremos esta falla y pensaremos: “No fue la más grande… pero sí una de las más

Ver más

Noticias

Falla 2014. «Siembra esperanza»

    Como en los últimos años, los alumnos de PDC de nuestro colegio, se encargan de llevar a cabo un proyecto monumental en el que han dedicado mucho tiempo, esfuerzo e imaginación durante varios meses. Este es el último curso que los alumnos de 4º de la ESO pasarán en el colegio, por tanto, aceptan el reto con mucha ilusión y entusiasmo puesto que será una de las últimas cosas que harán juntos como grupo. Nos referimos, ¡cómo no! a la falla, eje central de la festividad de la Comunidad Valenciana.     Todo empezó con una lluvia de ideas. El punto de partida lo marcó el lema de este año: “Siembra esperanza”. La idea de sembrar sugirió crear un campo de margaritas en el que las abejas desempeñan un gran papel en su proliferación. Ya con la idea de las abejas en mente, la parte final fue fácil de imaginar, así que se decidió que la falla girase en torno a “La abeja Maya y sus amigos”. Una vez escogida la temática, y antes de ponerse manos a la obra, se pensó y discutió qué podía aparecer en esta nueva falla, decidiendo al mismo tiempo el trabajo que realizarían alumnos de infantil y primaria para completar esta construcción artística de la que se quiere que todos se sientan partícipes.     Con todo decidido, es hora de ponerse en marcha y reunir materiales reciclables como: papeles de periódico, maderas, cartones, rulos de cartón..., con el fin de aprender que se pueden hacer grandes cosas con pocos recursos económicos. Primero empezamos haciendo las cabezas de los personajes con papel de periódico, después se siguió con las estructuras de los cuerpos para lo que se utilizaron las maderas, y finalmente se pasó al modelado de toda la figura. Se empapela el conjunto y ya estará listo para darle el toque de color. Durante estos meses se han compartido risas, anécdotas, enfados y quebraderos de cabeza; pero todo ello ha contribuído a crear grupo, grandes recuerdos y una gran obra artística que nació de la nada y que a la nada volverá. Cómo no, en el taller, surge la pregunta de siempre... “¿Por qué tanto trabajo si después se tiene que quemar...?” Paulo Coelho habla de la fiesta de las Fallas en su libro Maktub. Cuenta que, al ver la falla arder, una inglesa preguntó: “¿Por qué tanto trabajo en vano?” A lo que una española que la escuchó, le respondió: “Usted también morirá algún día, ¿se imagina que en ese momento, un ángel le haga a Dios esa misma pregunta?” Estamos, además en el tiempo de Cuaresma, un tiempo de renovación espiritual. La buena noticia de todo esto, es que lo malo tampoco dura siempre. Hay veces que nos sentimos estancados, agobiados, tristes y tememos que todo vaya a seguir igual eternamente, pero el hecho de que las cosas hayan ido mal hasta ahora, no significa que tengan que seguir así en el futuro. Por eso, además de darnos una referencia sobre el carácter satírico y festivo, la falla nos transporta en su sentido más poético al paso de la oscuridad a la luz y la renovación. Dejamos el invierno atrás y empezamos la primavera, y por supuesto... a pensar en la falla del próximo año. ¡Felices Fallas a

Ver más